El Rey Mohammed VI conmemora el 75 aniversario de la Marcha Verde

0
54

Discurso de SM el Rey a la Nación con motivo del 48° aniversario de la Marcha Verde

«Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor Enviado de Dios, su familia y compañeros,

Querido pueblo,

La Marcha Verde, cuya querida efemérides celebramos en el día de hoy, ha hecho posible la integración de la unidad territorial del país.

Fieles a su inmortal juramento, continuamos las marchas del desarrollo, la modernización y la construcción, para honrar al ciudadano marroquí, aprovechando de la mejor manera las potencialidades que tanto abundan en nuestro país, particularmente en el Sahara marroquí.

La recuperación de nuestras provincias del sur ha hecho posible la consolidación de la dimensión atlántica del Reino.

Del mismo modo que la movilización de la diplomacia nacional permitió reforzar la posición de Marruecos, incrementando el apoyo internacional a su integridad territorial y haciendo frente a las maniobras de los adversarios, tanto aparentes como latentes.

Si la fachada mediterránea es considerada como un enlace entre Marruecos y Europa, la atlántica es el pórtico de Marruecos hacia África y la ventana por la que asoma al espacio americano.

De aquí nuestro afán de acondicionar el espacio litoral nacional, donde se incluye la fachada atlántica del Sahara marroquí, junto con la estructuración de este espacio geopolítico, a nivel africano.

Nuestro objetivo reside en transformar la vertiente atlántica en un espacio de comunicación humana, de complementariedad económica y de radiación continental e internacional.

Por ello, estamos empeñados en acabar la realización de los megaproyectos que se están llevando a cabo en nuestras provincias del sur, así como disponer los servicios e infraestructuras relacionados con el desarrollo humano y económico, además de establecer la conectividad entre los distintos componentes del litoral atlántico y facilitar los medios de transporte y plataformas logísticas, sin olvidar de pensar en la formación de una flota marítima comercial nacional, fuerte y competitiva.

Por otra parte, y con el fin de acompañar el progreso económico y la expansión urbana que conocen las ciudades del Sahara marroquí, hay que seguir trabajando para establecer una economía marítima que contribuya al desarrollo de la región y esté al servicio de sus habitantes; una economía integrada, basada en la prospección de recursos naturales en el mar, prosiguiendo con la inversión en los ámbitos de la pesca marítima y la desalinización del agua de mar, con el fin de fomentar las actividades agrícolas, promover la economía azul y apoyar las energías renovables.

Llamamos igualmente a adoptar una estrategia especial para el turismo atlántico basada en el aprovechamiento de las enormes potencialidades de la región, con el fin de transformarla en un verdadero destino turístico costero y sahariano.

Querido pueblo,

Marruecos, como país estable y digno de credibilidad, conoce bien los envites y desafíos que afrontan los países africanos, en general, y los atlánticos, en particular.

La vertiente atlántica africana acusa unas carencias concretas en términos de infraestructuras e inversiones, a pesar del nivel de cualificación de sus recursos humanos y de la abundancia de sus recursos naturales.

Desde esta perspectiva, trabajamos con nuestros hermanos en África, y con todos nuestros socios, a fin de encontrar respuestas prácticas y eficientes a dichas carencias, en el marco de la cooperación internacional.

En este contexto, se inscribe el proyecto estratégico del gasoducto Marruecos-Nigeria.

Se trata de un proyecto de integración regional, de despegue económico conjunto y de estímulo de la dinámica del desarrollo del litoral atlántico, amén de que va a constituir una fuente segura de suministro de energía para los países europeos.

He aquí las mismas motivaciones que impulsaron a Marruecos a lanzar una iniciativa para la creación de un marco institucional que reúna a los veintitrés países africanos del litoral atlántico, con el fin de consolidar la seguridad, la estabilidad y el progreso compartidos.

Los problemas y dificultades que conocen los países hermanos de la región del Sahel no se podrán resolver recurriendo únicamente a las dimensiones securitaria y militar, sino más bien adoptando un enfoque basado ​​en la cooperación y el desarrollo compartidos.

Por ello, proponemos el lanzamiento de una iniciativa a nivel internacional, con el objetivo de ofrecer a los países del Sahel el acceso al Océano Atlántico.

Sin embargo, el éxito de esta iniciativa queda supeditado a la preparación de las infraestructuras de los países del Sahel, enlazándolas con las redes de transporte y comunicación de su entorno regional.

En este sentido, Marruecos está dispuesto a poner sus infraestructuras viarias, portuarias y férreas a disposición de estos países hermanos, convencidos de que esta iniciativa constituirá una profunda mutación para la economía de dichos países y de toda la región.

Querido pueblo,

He tenido la ocasión de referirme a la seriedad y a los valores espirituales, patrióticos y sociales que caracterizan a la Nación marroquí, en un mundo de constantes fluctuaciones.

En este sentido, la Marcha Verde ha encarnado estos arraigados valores de sacrificio, lealtad y amor a la Patria, que han permitido a Marruecos liberar su tierra y completar su soberanía sobre la misma.

Cuando hablo de la seriedad no es con ánimo de hacer reproches sino más bien como estímulo para continuar el trabajo, a fin de concluir los proyectos y reformas, relevando los desafíos que el país enfrenta. He aquí lo que todo el mundo ha entendido, obteniendo una amplia aceptación entre los diferentes actores nacionales.

Se trata de un sistema integral de valores, que ha permitido afianzar los logros que hemos alcanzado en los diferentes dominios, especialmente en la promoción del desarrollo de nuestras provincias del sur y la consolidación de su marroquidad, a escala internacional.

Gracias a Dios, numerosos países han reconocido la marroquidad del Sáhara y muchos otros, entre los países influyentes, han manifestado que la iniciativa de autonomía constituye la única solución para el arreglo de este artificial diferendo regional.

Por otro lado, los valores de solidaridad, cooperación y apertura que distinguen a Marruecos, han contribuido al fortalecimiento de su posición en tanto que actor principal y socio económico y político fiable y digno de credibilidad, tanto a escala regional como internacional, especialmente con los Estados árabes y africanos hermanos.

Querido pueblo,

Queremos aprovechar la conmemoración de esta gloriosa efemérides para renovar nuestro compromiso para con los valores de la Marcha Verde y nuestra fidelidad a su eterno juramento.

Es igualmente una oportunidad para poner de relieve los esfuerzos consentidos por las Fuerzas Armadas Reales, las fuerzas de seguridad, la Administración Territorial y todas las fuerzas vivas, tanto dentro como fuera del país, en defensa de los legítimos derechos de la Nación.

Por otra parte, no podemos dejar de evocar, con toda consideración y engrandecimiento, la memoria del artífice de la Marcha Verde, Nuestro Venerado Padre, Su Majestad el Rey Hassan II, Dios lo tenga en su Santa Gloria, así como la límpida memoria de todos los virtuosos mártires de la Nación.

Wassalamou alaikoum warahmatoullahi wabarakatouh