Bayer en la mira por herbicida con supuestos efectos cancerígenos

0
629

Si le preguntáramos a los campesinos, cuál ha sido la peor pesadilla que han sufrido en sus labores agrícolas, seguramente dirían que son las malezas; hierbas parásitos que viven a costa de los cultivos y que, muchas veces, les quitan agua, sol y vitalidad. El hombre ha luchado contra esta plaga desde hace siglos y ha sido la empresa alemana Bayer, la que ha descubierto una sustancia llamada glifosato, cuyo principal objetivo es eliminar esa flora nociva para la agricultura.

En 2016, Bayer adquirió la estadounidense Monsanto con la que ha promovido su producto llamado Roundup. A poco más de dos años de su uso, la firma germana ahora enfrenta múltiples demandas de clientes y personas afectadas que aseguran que el herbicida es cancerígeno.

El glifosato es una sustancia creada a partir de una molécula clave para el control de malezas en el mundo, su uso ha estado enmarcado como un auxiliar para la agricultura sostenible. Sin embargo, el grupo farmacéutico, ha enfrentado numerosas demandas por su herbicida Roundup.

Bayer heredó acusaciones de no haber avisado de los posibles efectos cancerígenos del glifosato, principio activo del Roundup comercializado por Monsanto. Según la agencia Bloomberg, la empresa está negociando pagos que podrían rondar los US$10.000 millones.

El corporativo Bayer asegura que el glifosato ha sido desde hace 40 años «una herramienta valiosa y segura para los agricultores y otros usuarios del sector.

Asimismo, señala que tanto la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), la ECHA (Agencia Química Europea), el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH), y otros reguladores de 160 países del mundo incluidos Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y de la Unión Europea, han confirmado que el glifosato es seguro cuando se usa adecuadamente, siguiendo las instrucciones de la etiqueta.

El Departamento de Salud de Canadá, ordenó en 2017 someter al Roundup a una exhaustiva investigación, sin encontrar nada que pudiera respaldar científicamente, las objeciones hechas por sus detractores.

La dependencia canadiense agregó continuaría supervisando la nueva información relacionada con el glifosato, incluidas las medidas reglamentarias de otros gobiernos, así como las preocupaciones respecto a los posibles  riesgos de preocupación para la salud humana o el medio ambiente.

«Continuamos supervisando la nueva información relacionada con el glifosato, incluidas las medidas reglamentarias de otros gobiernos, y tomaremos las medidas adecuadas si se identifican los riesgos de preocupación para la salud humana o el medio ambiente», dijo la institución.

Las demandas contra Bayer se han disparado después de que la empresa perdiera tres juicios en primera instancia, que implicaron indemnizaciones por US$2.500 millones. Después de apelar, Bayer ha rebajado la factura a 170 millones de euros.

Lo curioso es que, hasta ahora, ninguna autoridad reguladora de pesticidas en el mundo considera que el glifosato es un riesgo de cáncer para los humanos en los niveles a los que están actualmente expuesto.

Incluso la agencia de protección ambiental de Estados Unidos concluyó en una investigación que no requiere una advertencia al respecto algo que sí defendieron los reguladores estatales habían defendido.

Los demandantes se amparan en investigaciones que muestran que el glifosato puede causan linfoma. Su defensa ha estado barajando argumentos pocos científicos y fuera de afectarle, le ha beneficiado al causar una ganancia del 2 por ciento en la Bolsa de Frankfurt

Pese a todo, Bayer enfrenta hasta 85.000 demandas planteadas en multitud de tribunales de Estados Unidos. Esta semana arrancan nuevos juicios en tribunales de Missouri y California, y otros casos están paralizados a la espera de un posible acuerdo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here